11 de junio de 2008

''No fue razonable reponer la suma urgencia a la LGE''. Entrevista a Carlos Montes

El diputado socialista rechaza la decisión que cierra las puertas a incluir indicaciones distintas a las dos presentadas por el Ejecutivo. Y apunta a José Antonio Viera Gallo como el responsable de ello. En cuanto a la derecha, asegura que su rotundo no a la educación pública se debe a que no la comparten, porque su idea es un mercado educacional “donde los colegios compiten entre sí”.

Claudia Urquieta Chavarría , El Mostrador.cl

Un literal portazo a reponer las indicaciones impulsadas por parlamentarios concertacionistas al proyecto de Ley General de Educación (LGE), dio el Gobierno al anunciar la suma urgencia para la iniciativa. De esta forma, sólo entrarían a debate las dos indicaciones impulsadas por el Ejecutivo, relativas a una ampliación de la definición de educación pública y a la disminución de los años para que los sostenedores tengan giro único.

Y de paso, se tensiona aún más el incierto porvenir del acuerdo firmado en noviembre de 2007 entre la Alianza y la Concertación, que ha estado en el ojo del huracán debido a las constantes movilizaciones pingüinas, universitarias y docentes. Y sobre todo a raíz del debate parlamentario generado por el rechazo de algunos honorables a aprobarla tal como está. Esto, la derecha no lo contemplaba en su agenda. Porque la idea de la oposición era que el asunto se votaría al pie de la letra. Y en vista de que el horno no está para bollos, están dispuestos a rechazar la idea de legislar, argumentando la supuesta falta a la palabra de la presidenta Michelle Bachelet a raíz de encontrarse “prisionera” de sus parlamentarios izquierdistas.

Pero más allá de las justificaciones por incumplimientos de palabra, el rechazo a la ley en su conjunto es una clara señal de que la oposición no admitirá que nadie le pellizque la uva educacional. Una visión que no comparte el diputado Carlos Montes (PS), responsable de gran parte de las más de 100 indicaciones que diversos parlamentarios radicales y socialistas intentaron incluir en el debate parlamentario.

En conversación con El Mostrador.cl el parlamentario detalla su visión sobre el debate en torno a la LGE, que se encuentra en primer trámite legislativo y que será despachada en los próximos días a la Sala.

-¿Por qué la derecha rechaza la educación pública?

-El tema de fondo es que ellos no asumen que una república debe tener un sistema de educación integrador. Más que no lo entienden, no lo comparten: ellos se imaginan un mercado, un cuasi mercado educacional donde los colegios compiten entre sí. No quieren asumir que durante todos estos años se ha perjudicado el sector público administrado por los municipios, que en general no han sido buenos administradores, y también por el hecho de que se les ha entregado muchos menos recursos que a los colegios particulares.

Y lo que necesitamos es fortalecer la educación pública para la democracia, para la república, para la calidad de la educación y en general para el país. Eso ellos no lo comparten y lo que no han querido es entrar en este debate de fondo.

-Ven como una amenaza real el anuncio de la Alianza de que votarán en contra de la idea de legislar la LGE?

-Creo que eso es una posición tan extrema que probablemente van a reconsiderar. Lo más probable es que no actúen así.

En todo caso, la indicación del Gobierno sobre educación pública no se puede aprobar porque es de quórum, por lo tanto requiere muchos votos que nosotros no tenemos. Esto va a ser la próxima semana, probablemente ellos van a votar a favor en general y en contra de la indicación de la presidenta. Y eso es lo más probable que ocurra.

Si ellos quieren echar abajo todo y seguir defendiendo la LOCE como lo hicieron hasta hace muy poco tiempo, votarán en contra. Y si hasta el último momento mantienen esta postura lo más probable es que el Gobierno le termine retirando la urgencia al proyecto.

-Considera un error que se haya decidido reponer la urgencia a la LGE?

-No era lo comprometido con los parlamentarios de la Concertación, muy formalmente con el ministro Viera Gallo. No fue razonable, no le veo el sentido a haberlo hecho así, solamente impide que el debate se haga en la Cámara, porque igual se va a hacer en el Senado. Es imposible pretender que allí hagan lo que hicieron en la Cámara de Diputados, donde se impidió el debate en la comisión de educación y la presentación de indicaciones. Eso no ha sido bueno.

-¿Por qué cree que le repusieron la urgencia entonces?

-No lo sé, puede haber habido conversaciones con la derecha, pero eso lo desconozco. No estoy en condiciones de decirlo.

-¿Viera Gallo le jugó chueco a los parlamentario que pusieron indicaciones?

-Creo que él no cumplió el acuerdo que había de que se retiraban las indicaciones en la Comisión de Hacienda para reponer algunas de ellas en la Sala. Pero a estas alturas para mi ese no es el problema, sino cómo el país tiene más claridad sobre el debate en educación, que se transparente mucho más el debate, que salga a la superficie lo que realmente está en discusión y que ojalá eso lo podamos traducir en un proyecto de LGE.

-¿Se siente un poco solo luchando por mejorar esta ley?

-Las indicaciones las firman más de 25 parlamentarios. Están los radicales completos en esto, buena parte del mundo socialista, varios senadores, todo lo iniciamos con el propio senador (Ricardo) Núñez. Otra cosa es el intento de aislarme a mí como una forma de tratar de aislar los temas que se plantean. Pero estoy tan convencido de que esta es la oportunidad histórica para discutir más globalmente el marco de la educación chilena, que todas estas maniobras que hemos enfrentado no deberían enredarnos.

-¿Pero siente el respaldo del Gobierno?

- Desde que se configuraron las bases del acuerdo no se estimó que el tema de la educación pública es un eje articulador de un sistema nacional de aprendizaje en un país democrático. Creo que algunos ministros no lo previeron. Y estamos ahora con esta situación.

El factor pingüino

-¿A su entender el Gobierno está aplicando oídos sordos a las peticiones de los pingüinos y profesores?

-Creo que es importante que el Gobierno tenga una evaluación de contenidos sobre lo que está surgiendo, lo que se está planteando. Y creo que eso no está suficientemente considerado.

No digo que hay que recogerlo todo, porque en algunos casos está muy centrado sólo en el tema del lucro, y la derecha impide que se legisle en su contra. Lo rechazamos, pero la derecha lo impide, por eso el Gobierno al final tranzó. Y aunque no nos guste, fue así.

-Desde la derecha anuncian que los pingüinos se van a cansar

Este movimiento es distinto del 2006, creo que repetir las formas de acción no es lo más adecuado, y puede que eso los termine agotando porque están perdiendo clases, van a perder sus vacaciones de invierno. Pero el desgaste de un movimiento no quiere decir que no haya contenidos que están en juego, contenidos que haya que dejar de lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR DEJAR TU COMENTARIO...