4 de julio de 2008

EL MODELO EDUCACIONAL MERCANTIL CHILENO EN PLENA CRISIS, E. Aquevedo


La lucha contra la LGE está marcando un viraje importante. La movilización ya no sólo es estudiantil, sino que ha logrado sumar a nuevos sectores sociales. Ello cambia el curso del movimiento y lo refuerza considerablemente.

En efecto, la movilización estudiantil de estos meses, al cual se han ido sumando los profesores, la CUT y sectores crecientes de la ciudadanía, dividiendo a la Concertación, a sus parlamentarios y concitando el apoyo unánime de las juventudes políticas de la concertación y de la izquierda extraparlamentaria, no sólo han hecho retroceder al gobierno y a la conservadora Ministra de Educación. También ha dejado en evidencia que el “consenso” logrado a fines del 2007 entre la concertación y la alianza tiene un carácter meramente cupular y que es socialmente y políticamente insustentable. Si los principales protagonistas del sistema escolar chileno y sectores cada vez más amplios de la sociedad lo rechazan resueltamente, como ya es evidente, ese acuerdo no tiene sustento y no se puede imponer por la fuerza, o como una operación tecnocrática al modo en que se operó con el transantiago, como pretende la Ministra.

Que la Ministra de educación y sectores del gobierno sigan defendiendo obsesivamente un esquema resueltamente mercantil en este ámbito, tiene ya un costo político cada vez mas elevado, como lo deja de manifiesto la reciente encuesta Adimarx, donde no solo de desaprueba la gestión y rol de la ministra Jiménez, sino que afecta al gobierno de Bachelet en su conjunto.

Sectores cada vez mas importantes de la sociedad comienzan a cuestionar con una fuerza inusitada este modelo educacional marcado por el sello mercantil, en virtud del cual el segmento privado compite ventajosamente, con privilegios resguardados por la ley, con el sector público, garantizándose así el predominio de una visión del quehacer educacional como un negocio, como una actividad empresarial, determinada como tal por el lucro, y no como una función o actividad de vocación primordialmente pública, aunque no sea estatal.

En este sentido el paradigma adoptado por los especialistas chilenos en la materia, tales como el profesor J. Joaquin Brunner, es obviamente el modelo anglosajón y estadounidense en particular. Pero se dice poco sobre las falencias estructurales de este modelo, como por ejemplo que el propio sistema escolar norteamericano desde hace ya una docena de años ha quedado notoriamente rezagado en las mediciones internacionales como TIMSS y PISA, dando origen a serios debates y cuestionamientos en EE.UU. sobre su eficacia y pertinencia. En la prueba Pisa del año 2006, por ejemplo, EEUU se situó en el lugar 29, por debajo de muchos países europeos y asiáticos. En cambio, Finlandia, así como Corea, Hong Kong, Canadá y Nueva Zelandia, entre otros, ocupan posiciones de liderazgo internacional indiscutido desde que estas mediciones internacionales se iniciaron en la década del 90. En muchos de esos países coexiste un sector estatal y uno privado, pero el Estado ejerce funciones regulatorias decisivas que otorgan cohesión y eficacia a los sistemas educacionales y resguardan la “función pública” de la educación no obstante la participación del sector privado.

Finlandia, el primero de la clase, representa en efecto casi lo totalmente opuesto del segmentado y desregulado modelo norteamericano. En Finlandia se garantiza una enseñanza universal gratuita y pública, una enseñanza homogénea y de excelencia en todos los escalones, desde la primaria hasta la universidad, con un protagonismo decisivo del Estado en la gestación y reproducción de este esquema exitoso desde hace ya muchas décadas, otorgando igualmente una importancia decisiva a la investigación científica y a la innovación, con los resultados excepcionales que todo especialista o lector medianamente informado reconocen.

De hecho Finlandia gasta desde hace varias décadas más del 6,5% del PIB en educación (considerando sólo el gasto público), y más de un 3,5% a Investigación y Desarrollo, que la sitúa en este ámbito entre los más altos del mundo. Chile sólo incrementa el gasto público en educación al 3,5% del PIB en los últimos años, después de no pasar del 2% durante décadas; en Investigación, Chile no supera aún el 0,65% del PIB también durante décadas. En investigación chile está por debajo de Brasil y Cuba, que se mantienen o aproximan al 1% del PIB en este rubro. Estos datos primarios indican el lugar absolutamente secundario que en Chile se atribuye a la Educación y al desarrollo tecnológico, más allá de toda palabrería oficial. En América Latina varios países destinan más recursos a educación, como México y Argentina (ambos con 3,8% del PIB), Brasil (4,4%), Colombia (4,8), pero sobre todo Cuba, que destina un altísimo 9,8% del PIB, con resultados excepcionales en rendimiento escolar como lo confirma el último informe del CERSE, dependiente de la UNESCO, que sitúa nuevamente al sistema escolar cubano como el de mejor rendimiento en América Latina (ver informe en este Blog).

El modelo Finlandés representa entonces algo así como el anti-modelo chileno, en tanto que el lucro como motivación del emprendimiento educacional está allí excluido de hecho, es decir, no tiene legitimidad social ni sustento legal. Reiteremos que en 2006 por tercera vez Finlandia ocupa el primer lugar en la prueba Pisa a escala internacional.

Ya parece evidente que esta aparente ceguera en la elección de paradigma educacional por parte de las autoridades y grupos dominantes chilenos expresa antes que nada una opción resuelta a favor de la educación como negocio o actividad empresarial donde lo prioritario es el lucro y la ganancia, en desmedro de su esencial función pública y de los intereses primordiales de la sociedad.

Pero esta última parece tomar crecientemente conciencia del fracaso del modelo mercantil en Chile, y las movilizaciones y cuestionamientos recurrentes durante los últimos años limitan considerablemente su sustentabilidad. Si este rechazo social no logra en esta ocasión imponer modificaciones de fondo, en el mediano plazo ello parece inevitable si la movilización se mantiene, aunque sea por otros medios, no obstante la enorme influencia de los poderes que resisten a dicho cambio. Por eso la lucha debe continuar.

3 comentarios:

  1. Elda Beatriz Barroso20 de agosto de 2008, 13:32

    LA LUCHA DEBE CONTINUAR ,DE LO CONTRARIO SOMOS LOS COMPLICES DE UN SISTEMA DESTINADO A FAVORECER A LOS EMPRESARIOS Y PERJUDICAR NUESTRO FUTURO :NUESTROS HIJOS.ES UN SISTEMA AVALADO POR LOS "GRANDES PENSADORES " DE LA EDUCACION CHILENA QUE NO SABEN COMO ARREGLAR LO QUE COMENZARON.

    ResponderEliminar
  2. Elda Beatriz Barroso20 de agosto de 2008, 13:32

    LA LUCHA DEBE CONTINUAR ,DE LO CONTRARIO SOMOS LOS COMPLICES DE UN SISTEMA DESTINADO A FAVORECER A LOS EMPRESARIOS Y PERJUDICAR NUESTRO FUTURO :NUESTROS HIJOS.ES UN SISTEMA AVALADO POR LOS "GRANDES PENSADORES " DE LA EDUCACION CHILENA QUE NO SABEN COMO ARREGLAR LO QUE COMENZARON.

    ResponderEliminar
  3. Esto demuestra que existe un pueblo que también opina y sabe tomar decisiones. El estado tecnocrático debe asumir que no posee la verdad absoluta y que toda política educativa debe ser consultada a su pueblo, porque si no es así, entonces ¿dónde está la democracia? , además el Estado está allí es para el beneficio de su pueblo, no solo para el beneficio de los empresarios y el neoliberalismo.
    El gobierno se debe a su pueblo

    ResponderEliminar

GRACIAS POR DEJAR TU COMENTARIO...