4 de mayo de 2008

CODELCO, SUBCONTRATACION Y LAS REFORMAS LABORALES QUE VIENEN

La punta del iceberg

En medio de la negociación entre los contratistas del cobre y el Gobierno, la figura de Osvaldo Andrade ha demostrado popularidad y muñeca política. Su próxima misión, sin embargo, es más complicada: articular la arremetida de reformas laborales que está promoviendo todo el oficialismo frente a la demanda social.

Por Por Javiera Olivares y Darío Zambra / La Nación Domingo

En segundos, y respirando cierto aire de expectación, Arturo Martínez subió los escalones de piedra, hasta llegar al segundo piso de La Moneda. Eran cerca de las cuatro de la tarde del viernes y el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) caminaba a paso rápido en dirección al despacho del ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma. El jefe de gabinete lo esperaba junto al secretario general de Gobierno, Francisco Vidal, y al ministro del Trabajo, Osvaldo Andrade. Los tres aguardaban a Martínez para exponer la propuesta de La Moneda frente al conflicto de Codelco, liderado por los trabajadores subcontratistas hace ya más de dos semanas y que mantiene paralizadas las divisiones de El Teniente, El Salvador y Ventanas, provocando pérdidas por sobre los 100 millones de dólares.

Poco más de 40 minutos duró la cita, tiempo suficiente para que Martínez conociera los principales puntos de la oferta.

Primero, no habrá mesa tripartita; es decir, la negociación se hará entre los empresarios contratistas y los trabajadores dependientes de éstos, y Codelco no participaría en el convenio. Los ministros del Interior y del Trabajo, junto al presidente de la CUT, actuarían como garantes del acuerdo marco firmado en 2007 con la minera estatal. Segundo, se hará entrega de un bono de 300 mil pesos de manera inmediata, y otro de 200 mil a fin de año. Por último, se propone la instalación de una mesa de discusión con agenda corta para resolver sobre los beneficios de salud, educación y vivienda. Tras el encuentro cerca de las seis de la tarde , Martínez se reunió con tres dirigentes de la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC): Cristián Cuevas, presidente; Manuel Ahumada, vicepresidente, y Julio Araya, secretario general. Luego de conocer la propuesta, y hasta el cierre de esta edición, los líderes sindicales se dirigían a distintos puntos del país para convocar a las asambleas y discutir sobre la aprobación de la propuesta, la que, según indicó Cuevas ayer, probablemente será votada mañana por los trabajadores. De aprobarse el plan, no sólo se terminaría la movilización, también los contratistas habrían demostrado su capacidad de presión ante el Gobierno, y el ministro del Trabajo, Osvaldo Andrade, se habría anotado un triunfo en su insistencia en darle al conflicto una salida negociada.

El Ministro más popular

FOTO_01 W:200 H:150 9 kb
El ministro Andrade fue la estrella del acto del Día del Trabajo organizado por la CUT. Habrá que ver si esa popularidad logra transformarse en una agenda laboral.
En el largo conflicto con los trabajadores tercerizados, Osvaldo Andrade ocupó siempre, al menos mediáticamente, el rol de promotor del diálogo. Pero, pese a las reprimendas públicas que recibió de sus pares en el gabinete, su posición tuvo la aprobación no sólo de la Presidenta Michelle Bachelet, sino también la de Pérez Yoma, quien, en consecuencia con su afirmación de que en el "segundo tiempo" primarían los aspectos políticos por sobre los técnicos, también estaba por buscar una salida negociada al conflicto. Una fuente del Gobierno señala que la prueba más fuerte de aquello es que el ministro del Interior nunca optó por reprimir con violencia los cortes de caminos provocados por los manifestantes, y que fue él mismo quien avaló la instalación de una mesa de diálogo resolutiva frente a las demandas de los subcontratistas movilizados. Si bien en la propuesta no se plantea la presencia de Codelco en la negociación como pidió públicamente Andrade , sí hay un espacio de conversación, pese a que los trabajadores no han depuesto ni depondrán hasta que se apruebe la proposición las movilizaciones.

Tras su mediática gestión en el conflicto minero, Andrade aparece hoy como una figura muy popular y querida por los trabajadores. Quizá la escena más representativa de aquello fue la presencia del ministro en el masivo acto organizado por la CUT para conmemorar el Día del Trabajo, el jueves, donde fue recibido entre aplausos y regalos. El ministro más cuestionado y protagónico del gabinete durante estas últimas semanas aparecía sonriente, abrazado efusivamente por Arturo Martínez y recibido con un amistoso apretón de manos por Cristián Cuevas.

Al interior del PS reconocen que Andrade representa los valores de la matriz socialista y que defiende la labor sindical con gusto. Sin embargo, asumen también que es un excelente operador político y que desde que asumió como ministro está dedicado a fortalecer su imagen pública (ver recuadro). "Está claro que si Andrade sigue siendo tan querido y popular podrá representar al PS postulando a un cargo de representación, como el de senador, por ejemplo", enfatiza una alta fuente del socialismo, aunque no se atreve a confirmar si el escaño al que aspirará es el de la denominada Quinta Cordillera, que hoy ocupa Carlos Ominami.

Fuentes del oficialismo señalan también que las declaraciones de Andrade ante la crisis de Codelco, pese a las críticas que recibió de Vidal ("son opiniones personales") y del propio Pérez Yoma ("incitan a la confusión"), resultan funcionales a la estrategia de La Moneda, que necesita tener un interlocutor válido frente a los trabajadores y un puente de diálogo con el movimiento sindical. "Es como la estrategia del bueno y el malo. Se demuestra que el Gobierno tiene una simpatía hacia la izquierda y los trabajadores, y así se tranquiliza a la gente. Además, no tiene que decirlo la Presidenta, porque ahí sí sería más complicado, basta con que lo haga un ministro", explica un militante socialista que ha ocupado cargos de Gobierno.

Sin embargo, y más allá de las cuentas alegres que pueda hacer el titular de Trabajo, lo cierto es que la movilización de los trabajadores subcontratistas dejó en segundo plano una discusión mucho más amplia: la falta de reformas laborales más profundas, que es la verdadera batalla que se viene en materia laboral y política.

Esperando al consejo

Al interior de la Concertación, el cronograma y la estrategia de todos los partidos es la misma: esperar los resultados del Consejo de Equidad, que se entregarán mañana a la Presidenta Bachelet (ver página 7), para arremeter las reformas laborales que está pidiendo el mundo sindical. Las demandas de los trabajadores contratistas de Codelco son sólo la punta de un iceberg que se mueve con fuerza.

Cuando monseñor Alejandro Goic, hace un año, puso en el tapete el debate en torno al sueldo ético, estaban en pleno trabajo las dos comisiones que había convocado el ministro Andrade para analizar las relaciones entre empleadores y trabajadores; una encargada del sector privado y otra del sector público. Una de sus iniciativas era elaborar una propuesta sólida en torno a la negociación colectiva, tal como el ministro había repetido insistentemente en esos meses. Pero la Presidenta creó la Comisión Meller y el debate en torno a estos temas se trasladó a esa instancia. Fue ahí donde se integraron los resultados de las dos mesas de trabajo que había instaurado Andrade.

Ahora que la comisión está a punto de entregar sus resultados, en el oficialismo creen que ya es tiempo de retomar la agenda. La idea es recoger las propuestas más interesantes y esperar que éstas estén incluidas entre los anuncios que hará la Mandataria el próximo 21 de mayo. "Queremos ver el veredicto de la Comisión Meller y recién ahí analizaremos las posibilidades que tenemos para empoderar a los trabajadores y darles más dignidad", sostiene el senador PS Juan Pablo Letelier.

Las reformas del segundo tiempo

FOTO_02 W:300 H:211 16 kbA mitad de esta semana, la Democracia Cristiana decidió adelantarse y, con el mismo objetivo, presentó en el Senado una propuesta para terminar con la norma del Código del Trabajo que permite el reemplazo de los trabajadores en huelga. Dicha normativa, explicó entonces la senadora Soledad Alvear, "destruye el poder negociador de los trabajadores en una negociación colectiva. El reemplazo de trabajadores en huelga es un serio obstáculo y debemos removerlo. Chile debe ser uno de los pocos países en el mundo que contempla esta posibilidad".

Los parlamentarios DC adelantaron también que impulsarán otras reformas en materia laboral, como el término de la multiplicidad de razones sociales y la extensión de la negociación colectiva, todas con miras al mensaje presidencial del 21 de mayo.

El resto de los partidos de la Concertación está trabajando en la misma senda. Aunque el año pasado el PS y el PPD presentaron algunas iniciativas legales en materia laboral, el análisis que se hace es que en las próximas semanas se tienen que retomar sí o sí todas estas reformas laborales. "Dado los tiempos que tenemos, lo más conveniente es que eso se haga ahora. Estamos conscientes de que estas tramitaciones no son fáciles y pueden demorar mucho. Por eso tenemos que tratar de apurar el tranco de estas iniciativas", sostiene el senador socialista Pedro Muñoz.

De todas las iniciativas que se podrían plantear, la más importante de ellas es la ampliación de la negociación colectiva, que estaba enunciada así en el programa de Gobierno: "Promoveremos que empleadores y trabajadores negocien colectivamente con la meta de fijar condiciones específicas para cada empresa". Pero los parlamentarios de la Concertación también pretenden discutir, como un paquete íntegro de reformas, aspectos que sin duda generan resistencia en el mundo empresarial, como la denominada negociación interempresas, el término de la multiplicidad de razones sociales o RUT, la titularidad de los negociadores y la sindicalización automática. Todos estos aspectos fueron analizados por el equipo de profesionales que conformó el Consejo de Equidad, pero, como una muestra de las visiones conflictivas que existen, no llegaron a ningún consenso en estos temas especialmente peliagudos.

La contienda más difícil

De todas estas batallas, sin duda la más dura será el terminar con la posibilidad de reemplazar a los trabajadores en huelga. Pese a que es una de las prioridades de la Concertación en materia laboral, en el empresariado sólo debatirlo es un tema tabú. Nadie se atreve a discutirlo. Y si lo hace, el gustito le sale caro. Bien lo sabe el presidente de la CPC, Alfredo Ovalle, quien en noviembre del año pasado, en el marco de una mesa de negociación con la CUT, manifestó la posibilidad de abrirse a negociar el fin de los rompehuelgas. Craso error. Apenas salió la declaración lo llamó el presidente de la Sofofa, Bruno Philippi, para que se desdijera, y así lo hizo. Al interior del empresariado aún no olvidan el patinazo de su timonel.

Similares son las suspicacias que existen en la oposición. El senador Jovino Novoa aseguró que los conflictos laborales no se deben a falencias de la institucionalidad, sino a la "agitación" provocada por el ministro del Trabajo.

¿Usted está de acuerdo con el reemplazo de los trabajadores en períodos de huelga?

Sí, y estoy de acuerdo con los subcontratos, y me parece una vergüenza que Codelco esté mostrando costos de casi el doble que cualquier otra empresa por la ineficiencia del Gobierno. ¿Y qué dice el Gobierno ahora?: "Incorporen a todos los subcontratistas también". Al final va a llegar un día en que el precio del cobre va a volver a la normalidad y Codelco no podrá subsistir.

TEMAS COMPLEJOS

El episodio de Ovalle, dicen en la Concertación, es un reflejo potente de la resistencia del sector privado frente a cualquier modificación del statu quo en las relaciones laborales, más aún cuando la intención es darles más poder a los trabajadores, como en las propuestas que promueve el oficialismo. "Estos son temas complejos y sabemos que nos tendremos que enfrentar con la derecha. Por eso creemos que éste es el momento para enviar esos proyectos, porque necesitarán mucho tiempo de debate", dice el senador Muñoz.

Éste, al igual que Letelier ambos integrantes de la Comisión de Trabajo , asegura que varias de estas propuestas ya están incluidas en un proyecto que trabaja la cartera de Andrade desde hace algunos meses. Sin embargo, en el Gobierno aclaran que hasta el momento tal iniciativa no existe y que la Presidenta está esperando las conclusiones del Consejo de Equidad para preparar los anuncios laborales del 21 de mayo y cualquier proyecto orientado en el mismo sentido. En cualquier caso, el propósito es el mismo: mejorar la legislación para evitar que se repitan conflictos tan complejos como el que acaban de atravesar los contratistas de Codelco. LND

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR DEJAR TU COMENTARIO...