27 de marzo de 2008

Neoliberalismo internacional se reune en Argentina

Un encuentro internacional de la derecha en el que Mauricio Macri sera el representante local

Dios los cría y ellos se juntan en Rosario

Participarán, entre otros, el español José María Aznar, el peruano Mario Vargas Llosa, el mexicano Vicente Fox y Roger Noriega, de EE.UU. Buscan aglutinarse contra lo que consideran “un avance de gobiernos populistas en la región”.

Por María Laura Carpineta y Werner Pertot, Página/12

En una misma mesa se sentarán a cenar: un agente de la CIA, un egresado de la Escuela de las Américas, buena parte de los ex presidentes de derecha de Sudamérica de los últimos veinte años –incluidos el mexicano Vicente Fox–, una prole de intelectuales neoliberales, anticastristas y antichavistas, el halcón Roger Noriega, el ex mandatario español José María Aznar y, por la derecha vernácula, el jefe Mauricio Macri, que podrá iniciar su discurso diciendo que va a estar bueno Rosario.

Será la ciudad de pobres corazones la que reciba este jueves y viernes a un contingente de dirigentes de derecha. No contarán, en cambio, con la presencia blindada del colombiano Alvaro Uribe, quien podría mandar a su canciller Fernando Araújo, un ex rehén de la FARC. La ocasión que los une es el aniversario de la Fundación Libertad, pero el encuentro tendrá como objetivo aglutinar a los partidos de derecha ante lo que consideran “un avance de gobiernos populistas en la región”. El congreso lo presidirán el frustrado candidato de la derecha peruana Mario Vargas Llosa y el titular de la Fundación Libertad en la Argentina, Gerardo Bongiovanni, un hombre de la UCeDé que tuvo su paso por el partido de Ricardo López Murphy.

El encuentro tendrá paneles como “el retorno al pasado y los grandes riesgos del subcontinente: populismo y terrorismo”, tocará temas sensibles para la derecha como “la lucha contra la pobreza” y buscará vías de integración para la región en el panel llamado “América latina y el mundo: la integración con Estados Unidos”. Macri y Aznar cerrarán el congreso, y luego volverán a hablar el sábado en la Legislatura porteña.

Entre el desfile de figuras se verá a:

- Noriega: Se hizo conocido como asesor del ultraconservador Jesse Helms, a quien asistió para escribir la ley Helms-Burton que apretó el bloqueo sobre Cuba, pero mucho antes ya se había convertido en la mano (dura, claro está) de Estados Unidos para América latina. El ex secretario de Asuntos Latinoamericanos del Departamento de Estado fue uno de los responsables en los ’80 del financiamiento de los contras en Nicaragua, entre otras tareas que desempeñó con suma diplomacia.

- Aznar: Su fundación FAES es una de las financiadoras del aniversario, en plan de frenar la “ola de populismo” sudaca. “Hoy hay un proyecto que busca alejar a América latina de los países occidentales, por fortuna hay países como Colombia que están avanzando por otro camino, a pesar de los narcoterroristas”, dijo hace poco. Promotor de la invasión de Irak junto a sus amigotes George W. Bush y Silvio Berlusconi, fue uno de los que se apuró a culpar a ETA por el 11-M, y recibió varias hostias electorales, que lo hicieron desarrollar una obsesión por las antiguas colonias.

- Fox: El ex gerente de Coca-Cola y mandatario del PAN volverá al país tras el mal trago que le dejó la Cumbre de Mar del Plata, donde tuvo el rol de portavoz del ALCA. “Hay que poner en marcha esos acuerdos sustentados en realidades y no en movimientos callejeros. Está muy politizada esta cumbre”, sostuvo por aquellos días. Hoy alterna entre las remodelaciones de su rancho al estilo de Texas y las conferencias internacionales. Lo acompañará su ex canciller, Jorge Casta-gneda, quien figura a la cabeza de la lista de conversos de la izquierda mexicana y hasta fue denunciado como agente de la CIA cuando militaba en el PC.

- Y gran elenco: Entre los ex presidentes que dieron el sí, estará el ex presidente neoliberal de Bolivia que sucedió al dictador Hugo Banzer, Jorge “Tuto” Quiroga, los conservadores uruguayos Luis María Sanguinetti y Luis Lacalle, un acérrimo opositor al ingreso de Venezuela al Mercosur. “El Mercosur se pegó un tiro en el pie cuando salió de lo comercial. Siempre es más fácil de arreglar: se trata de comprar o vender”, dijo en pleno conflicto de las papeleras. También contarán con el ex mandatario salvadoreño Francisco Flores, quien no dudó en mandar tropas a Irak.

De los amigos del Norte, se escuchará a Ian Vázquez, director del proyecto “libertad económica” del CATO Institute, quien opinó que “el segundo período de Menem fue un desastre porque no se avanzó más en la reducción del gasto” (sic). Junto a él concurrirán intelectuales de la muy republicana fundación Heritadge. También estará Mark Falcoff, quien suele decir que Henry Kissinger no tuvo nada que ver con el golpe en Chile. Falcoff fue catalogado por el diario Ambito Financiero como el “ideólogo de la autonomía de Santa Cruz” en Bolivia, porque “la nación cocalera está dominada por indígenas y las tierras bajas, por gente de ascendencia europea”.

De Bolivia asistirá además el escuadrón anti-Evo, encabezado por el titular del Senado, Oscar Ortiz, y el prefecto de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, otro buen alumno que fue entrenado en la Escuela de las Américas de Panamá. Reyes Villa fue jefe de seguridad del dictador Luis García Meza, quien hoy está preso por delitos de lesa humanidad.

También figurará lo mejor del Viejo Continente, como el diputado neoconservador y titular de la fundación ultraliberal Friedrich Nauman, Wolfgang Gerhardt, o el chileno exiliado Mauricio Rojas, un economista que ideó el actual desmantelamiento del Estado de bienestar en Suecia. Hablarán también anticastristas al por mayor, con Carlos Alberto Montaner a la cabeza y Marcel Granier, el dueño de canal cerrado por Chávez. Además concurrirán Claudio Escribano, Rosendo Fraga, Marcos Aguinis y el infaltable rabino Sergio Bergman cerrará la procesión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR DEJAR TU COMENTARIO...