2 de abril de 2008

Declaración de Jaime Marileo, preso político mapuche

El preso político mapuche Jaime Marileo emite una declaración pública luego de salida de la carcel.

"La sociedad debe preguntarse, ¿por qué nos tratan de terroristas?"

Jaime Marileo
Redchem

Luego de estar recluído casi cinco años en la cárcel de Angol (IX región) y levantar tres huelgas de hambre para exigir la libertad, el preso político mapuche Jaime Marileo Saravia ha conseguido los llamados "beneficios carcelarios" gracias a una huelga de hambre que pasó a la historia por los más de 100 días que La Chepa estuvo sin ingerir alimentos, quien, de paso, también obtuvo los mismo beneficios. Ambos comuneros acusados por el incendio del fundo Poluco Pidenco de propiedad de forestal Mininco S.A., comuna de Ercilla, comienzan a recuperar el tiempo junto a su gente en cada salida de fin de semana. Cabe mencionar, que Marileo no accedió a ser trasladado al Centro de Estudio y Trabajo (C.E.T) por lo que continúa recluído en la cárcel de Angol, junto a José Huenchunao y Héctor Llaitul.

En el siguiente comunicado hace pública su situación, denuncia la actual situación de las comunidades mapuche, emplaza al gobierno a hacerse responsable por los asesinatos y reafirma que en Chile siguen existiendo presos políticos mapuche.

COMUNICADO PÚBLICO

Frente a la situación de prisión política que he asumido durante estos 5 años junto a mis peñis y lamieng acusados por el gobierno chileno de defender el derecho a la vida de mi pueblo mapuche, puedo decir que:

.- La cárcel no la he visto como un peso, aunque ha implicado un poco de desgaste físico y mental por las huelgas de hambre realizada; sin embargo, estar privado de libertad durante estos años no ha cambiado mis ideales, sino que me ha fortalecido en la convicción de luchar y resistir a todas aquellas expresiones del capitalismo que atentan contra nuestro territorio y autodeterminación. Por eso quiero decir a todas las comunidades que estemos alerta, porque este camino continúa y nuestros peñi y lamieng están dispuestos a asumir el costo de la prisión política. Por otra parte, nuestra prisión tenía como objetivo desmovilizar a las comunidades mapuche en el proceso de recuperación de tierras, pero debido al permanente avasallamiento y desmedida represión, los mapuche hoy en día estamos conscientes que sin tierra no podemos subsistir.

.-En cuanto a la represión y persecución, el Estado chileno ha invertido mucho dinero para mantener a las comunidades militarizadas, carabineros resguardando las forestales, latifundios y testigos protegidos. Por eso llamo a que se haga responsable por nuestros hermanos mapuche que hoy en día se encuentran presos, clandestinos y asesinados, como nuestros weichafes Alex Lemun y Matías Catrileo. Exijo JUSTICIA. La sociedad debe preguntarse, ¿Por qué nos tratan de terroristas mientras que en este proceso histórico de recuperación de tierras no ha muerto ningún dueño de forestal, fundo o carabinero, pero si ellos han reprimido, violentado y asesinado a personas mapuche?

Emplazo al gobierno chileno a reabrir el caso Poluco Pidenco y que a todos los presos políticos mapuche y clandestinos acusados por la misma causa, como Mireya Figueroa y Amable Catrimil, se les realice un debido proceso, y que no haya intervención política. Como preso político mapuche estoy seguro que estos peñis lamieng quedarán absueltos como sucedió con Cariqueo y Colihuinca y como debió suceder con el peñi José Llanquileo, a quien también se le realizó un juicio irregular.

Denuncio al mundo que en Chile se creó una ley Antiterrorista durante la dictadura de Augusto Pinochet que comprende condenas altamente represivas, aplicadas implacablemente durante estos gobiernos “democráticos” a mapuche y hermanos que cuestionan el modelo económico y que luchan por nuestro territorio.

Además quiero aclarar que no estoy totalmente contento con estas salidas de fin de semana, porque sigo en la condición de preso político condenado a 10 años y un día y sólo me han dado “beneficios carcelarios”, que en realidad es un derecho que me correspondía por cumplir la mitad de la condena, y no la libertad.

Por último, agradezco a todas las personas mapuche y no mapuche que solidarizaron y se movilizaron en esta lucha durante las huelgas de hambre. Además, hago un llamado a ambos pueblos que sigamos luchando para dejar de ser oprimidos. En particular me dirijo al pueblo mapuche y sus comunidades, para que no se olviden de su territorio, autonomía, y que sigan luchando por la libertad de todos los presos políticos mapuche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR DEJAR TU COMENTARIO...