18 de julio de 2008

¿QUE REALMENTE PASÓ EN LA SELVA COLOMBIANA?

¿DIFERENCIAS PERSONALES, O DIFERENCIAS POLÍTICAS? Innumerables y confusas son las declaraciones y desmentidos de los ex secuestrados de las FARC.

Ingrid Betancourt y su ex compañera de fórmula Clara Rojas aún no develan el misterio de su enemistad en cautiverio. Las críticas de otros ex plagiados condimentan la especulación.


Clara Rojas e Ingrid Betancourt, ex amigas y compañeras de fórmula presidencial y de cautiverio, protagonizan una disputa de acusaciones e intrigas. Los colombianos están atónitos y confusos. Pero la confusión se extiende a prácticamente todas las declaraciones de los protagonistas de los infiernos en la selva.

La libertad de Betancourt planteó especulaciones sobre su vida en la selva y la de otros secuestrados por las FARC. Infierno es la palabra que más repite Ingrid para describir los años que permaneció secuestrada por la guerrilla. Aunque su locuacidad y lucidez han impresionado desde el primer momento, hay temas sobre los que no se pronuncia.

La pregunta que muchos querían formular salió de la boca del periodista estadounidense Larry King, de la cadena CNN: "¿Fue usted maltratada sexualmente?". "Hay cosas que pasan en la selva que deben quedarse en la selva", fue la respuesta de Betancourt. La ex rehén ha sido muy cuidadosa al referirse a estos temas. "No he dicho nada a mi familia. Mis hijos y mi madre no saben nada de las condiciones de mi cautiverio", dijo a la radio francesa Europe 1.

Juan Carlos Lecompte, marido de Ingrid Betancourt, fue el primero en llegar al aeropuerto de Bogotá para esperarla tras el rescate. Aunque dedicó seis años a su liberación, tuvo una gran desilusión al recibir un frío abrazo de su esposa. Y no fue a París con ella. "El amor por mí pudo habérsele acabado en la selva", admite.

Betancourt recibe en Francia un tratamiento mediático y político rara vez visto. Dijo en París que está "muy cansada" y que se va a retirar de la primera línea mediática. "Necesito parar y hacer una especie de retirada", señaló.

"MUCHO TEATRO"

En Colombia, en tanto, Clara Rojas, que fue liberada en enero, se dice indignada y defraudada por las declaraciones de quien fue su mejor amiga, a la que no quiso abandonar aquel 23 de febrero de 2002 cuando fueron secuestradas por las FARC. Betancourt declaró a un canal francés que había salvado la vida de Emmanuel, fruto de una relación consentida entre Clara Rojas y un guerrillero, cuando su madre intentaba arrojarlo a un río en medio de una crisis de desesperación.

Cuando Larry King le preguntó a Betancourt si era cierto que ella salvó a Emmanuel, eludió la pregunta diciendo que aquello ocurrió en la selva y en la selva se debe quedar. Sobre este dramático episodio, Rojas ha respondido: "Absurdo, totalmente absurdo. No sé de dónde saca eso". Rojas señaló que tanto Betancourt como el también liberado ex congresista Luis Eladio Pérez, quien mantuvo una íntima amistad con Ingrid, hacen "mucho teatro" ante los medios; se quejó de que ambos parecen ensañarse con ella.

La ex candidata a la vicepresidencia también acusó a Betancourt y a Pérez de "tejer historias falsas". Recalcó que su amiga declara ahora cosas muy diferentes de las que le dijo cuando el pasado día 2 fue al aeropuerto de Bogotá a darle un abrazo poco después de que Ingrid fuera rescatada con otros 14 secuestrados.

"Me extrañó, porque Ingrid me dijo que había que seguir adelante y por eso le llevé a Emmanuel, para que lo conociera antes de que se fuera a París", dijo Rojas. Le ha pedido a Betancourt que revele la causa de su disgusto con ella: "Que diga qué fue lo que le molestó; deja en el ambiente una cosa, después de que a mí me secuestraron por estar con ella".

*La Vanguardia
The New York Times Syndicate

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR DEJAR TU COMENTARIO...