6 de julio de 2008

MODELO EDUCATIVO FINLANDES SUSCITA RENOVADO INTERES



Si hablamos de educación, el gobierno de Finlandia ha realizado un trabajo impecable: los últimos 15 años han liderado los resultados de la prueba Pisa, que mide los conocimientos de alumnos en alrededor de 50 países de la OECD, y eso que sólo gasta dos puntos porcentuales más que Chile en educación y la enseñanza es totalmente pública. Sólo el 3% de los alumnos asiste a escuelas privadas subvencionadas.

Por lo mismo, el éxito del sistema finlandés no resulta ajeno a ninguna nación. Desde los resultados de la prueba Pisa del año 2000, los ojos de profesores, docentes y ministerios de todo el mundo han estado puestos en las claves de la receta. "Finlandia se convirtió en un destino de turismo educacional; hemos recibido cientos de visitas en el último año", cuenta Suvikki Silvennoinen, primera secretaria de la embajada finlandesa en nuestro país.

Según el Ministerio de Educación finlandés, en 2007 la Dirección General de Educación organizó unas 150 visitas, contabilizando a más de 1.700 personas de 50 países. A esta cifra hay que añadir las 90 visitas particulares a los institutos de educación y algunas ciudades o colegios.

Entre ellos, la propia Presidenta Bachelet, quien en abril de 2007 visitó el país nórdico junto a una comitiva compuesta por representantes políticos y delegados del mundo académico y científico, buscando sobre todo conocer las experiencias y avances en educación inicial. Algo similar hizo el Presidente de Perú, Alan García, quien luego de pedir la colaboración de Finlandia para mejorar el sistema de educación de ese país, envió una comitiva especial para conocer los detalles del éxito.

Pero el país atrae el interés no sólo de países con bajos desempeños académicos, sino también de sus pares del primer mundo. Por ejemplo, lo han visitado el ministro de Educación de Irlanda del Norte, Martin McGuiness; el secretario de Educación de Hong Kong, Michael Suen; y cientos de delegaciones oficiales y de docentes y directores de escuelas británicas, norteamericanas, canadienses, etc.

La entidad encargada de la coordinación de las visitas es el Ministerio de Educación, apoyado por Palmenia, centro de educación y desarrollo de la Universidad de Helsinki, el cual ofrece a través de su página web, visitas a colegios, reuniones con expertos y autoridades finlandesas y asesoramiento. El interesado debe inscribirse online y señalar qué tipo de actividades quiere y el centro le envía un presupuesto (que no incluye pasajes aéreos).

"Inicialmente las visitas guiadas a los colegios y la presentación del sistema no tenía ningún costo, porque en su mayoría eran parlamentarios o prensa. Luego, al ser la demanda mucho mayor, todas las visitas son pagadas, debido a los gastos que implican", dice Silvennoinen.

Así, por ejemplo, para septiembre ya se está organizando un congreso titulado "El milagro de Pisa, detrás del éxito finlandés", en el que se expondrá sobre la estructura del sistema y soluciones pedagógicas e innovación aplicables a cada contexto escolar. "Hay un gran interés, cada vez mayor, en la educación de Finlandia. Pensamos que nuestras experiencias pueden servir para otros países que buscan una educación buena y accesible para todos", argumenta la diplomática.

LAS CINCO CLAVES DEL ÉXITO FINLANDÉS

1. Profesores: La calidad de los profesores, según la consultora McKinsey que realizó un estudio sobre los sistemas educativos que han obtenido mejores resultados en Pisa- es la piedra angular del sistema educacional. En ese país, pedagogía es una de las carreras más prestigiosas, por lo mismo es muy demandada y sólo el 10 % más de quienes postulan logran quedarse cursándola. Además, los docentes están obligados a tener -por lo menos- un título de máster, que se alcanza en cuatro años de estudio.

2. Profesores por alumno: Hay un profesor para 16 alumnos en la etapa primaria y en la secundaria 13 escolares por cada profesor. Cifras muy lejanas a las chilenas, donde hay un profesor para 30 alumnos o más.

3. Un año más tarde: Los alumnos ingresan al sistema escolar un año después que en nuestro país (a los siete años), y se extiende hasta los 16 años. Entre los 16 y 19 años, los jóvenes ingresan al bachillerato que es la etapa de preparación para la educación superior.
El bachillerato culmina con un examen final que se realiza homogénea y simultaneamente en todo el país. Este comprende cuatro pruebas obligatorias: lengua materna e idioma nacional, idioma extranjero, matemáticas o ciencias (psicología, biología, química, filosofía).

4. Sistema bilingüe: Los alumnos aprenden por obligación dos lenguas: sueco y uno optativo. "Cuando los países comenzaron a interesarse

5. Nadie se queda atrás Según el informe McKinsey, el modelo finlandés es exitoso porque los profesores ponen atención en todos los alumnos, independiente que aprendan a distintos ritmos y tiempos. En ese país, de hecho, es donde hay menos diferencia entre los escolares con buen y mal rendimiento, de entre todos los países que rinden Pisa. Esto se debe a que los profesores trabajan de forma personal con quienes se retrasan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR DEJAR TU COMENTARIO...