7 de agosto de 2008

PERU: ALAN GARCIA, DE LA SOCIALDEMOCRACIA AL NEOLIBERALISMO DURO



La dicotomía entre las cifras macroeconómicas y la percepción de la población es lo que resulta preocupante hacia el futuro. Alan García no es el primero que llega con el apoyo de la centroizquierda y que termina asumiendo una línea pragmática.

La Nación.cl

En medio de un crecimiento proyectado de cerca de 8% para este año, el Presidente peruano Alan García cumplió su segundo año de mandato con sólo 26% de apoyo. García, al igual que su antecesor, Alejandro Toledo -quien a esta altura tenía un índice de popularidad todavía más bajo, de 12%- no ha podido traducir el éxito de los resultados macroeconómicos en respaldo popular. Para los analistas internacionales, el país está mejor que nunca y las alabanzas a sus logros son reiterados y se le asimila a las economías más sólidas de América Latina, al nivel de México, Brasil y Chile. Incluso firmó con éxito un TLC con Estados Unidos.

Pero lo cierto es que aunque las cifras de reducción de la pobreza han bajado más de lo esperado (de 49% a 39% en menos de dos años), García es menos popular ahora de que lo que era a estas alturas en su primer Gobierno, que terminó con el país sumido en una crisis económica terrible, con índices de inflación que batieron todos los récords. No faltan quienes señalan que ha dejado atrás sus raíces ideológicas, ligadas a la izquierda: "Se transformó en un representante de la derecha, ha traicionado las bases de su partido, el APRA", critica Olmedo Auris, subsecretario general de la Confederación General de Trabajadores de Perú, la central sindical más importante del país, que el 9 de julio llamó a un paro nacional que aunque no obtuvo su objetivo de paralizar el país, sí infligió un fuerte costo en términos de imagen para el Gobierno.

La pregunta que cabe hacerse: ¿qué pasa entonces? ¿Es un problema ideológico o de resultados? Alan García no es el primer caso de un hombre que llega con el apoyo de la centroizquierda y que termina asumiendo una línea pragmática. Antes que él lo han hecho Lula en Brasil y Tabaré Vázquez en Uruguay y han logrado conciliar desde la izquierda reformas promercado y apoyo. De hecho, García tiende a identificarse con la Concertación chilena, y rechaza eso sí de manera virulenta la línea populista del Presidente venezolano, Hugo Chávez, quien a su vez se identifica con Ollanta Humala, que compitió en segunda vuelta con Alan García.

Ahora bien, el problema -como lo reconoció el propio Presidente en su mensaje a la nación- es que "en este tercer año, luego de un gran impulso material, nos proponemos profundizar la redistribución, aumentando los recursos de lucha contra la extrema pobreza". Lourdes Flores, la líder de Unidad Nacional, equivalente a nuestra Democracia Cristiana, denunciaba que "éste es un Gobierno de los ricos", al mismo tiempo que el Presidente García asumía este compromiso.

La dicotomía entre las cifras macroeconómicas y la percepción de la población es lo que resulta preocupante hacia el futuro. No es de extrañar que en períodos de acelerado crecimiento, se produzca un incremento en la brecha de distribución del ingreso entre sus habitantes, lo que genera pérdida de adhesión política. Pero la incertidumbre en este caso se incrementa debido a dos factores: los niveles de pobreza de la población, más del doble que los de Chile, y la falta de sustento político de sus líderes, en la medida que son gobiernos que no se sostienen en partidos políticos fuertes y transversales, sino que responden a adhesiones emocionales que tarde o temprano cobran su precio. Toledo representó el antifujimorismo y García, el temor a Humala. Ahora puede que el turno sea para Humala, el que recoja las demandas insatisfechas y con un discurso nacionalista-populista se oponga a tanto pragmatismo y encante con un futuro incierto a los peruanos en 2011.

Aldo Cassinelli Capurro. Decano (I) de la Fac. Ciencias Políticas y Adm. Pública de la U. Central
Patricio Gajardo Lagomarsino. Director del Centro de Análisis Político de la U. Central

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

GRACIAS POR DEJAR TU COMENTARIO...